Costa Rica: Las barras bravas en la mira



Las barras en Costa Rica iniciaron como una copia a una de las iniciativas de los clubes de primera división que se adelantó a los demás equipos


Las barras en Costa Rica iniciaron como una copia a una de las iniciativas de los clubes de primera división que se adelantó a los demás equipos; su idea primordial era apoyar al club en las buenas y en las malas, alentarlo cuándo la situación del encuentro fuera contraria a sus intereses ó de motivarlo cuando fuera perdiendo dónde muchos lo que hacían era el efecto contrario.

Así pues se fueron abriendo paso dentro de cada uno de los 4 equipos principales de nuestro país. Saprissa, Heredia, Alajuela y Cartago fueron creando cada uno sus propias barras basados en el concepto original. Su forma de dar apoyo con cánticos, las mantas y otros signos externos durante todos los 90 minutos le añadieron colorido y nutrieron el espectáculo.

Sin embargo, conforme fue pasando el tiempo las barras ganaron adeptos en los sectores en factores de riesgo que se fueron agregando a cada una de las barras, las mismas han comenzado a transformarse en medidores de la frustración de la población, de válvulas de escape de muchos que al presentarse en los estadios para apoyar a sus equipos, al verse inundados de la frustración que acarrea la derrota se mezcla con otros ingredientes y se convierte en violencia y que en algunos casos ha alcanzado el grado de desmedida, inclusive acarreando la pérdida de vidas humanas.

El intentar detener las barras no es una solución de un día para otro, es un proceso muy largo; más inclusive que el mismo tiempo que les ha transformado en lo que soy hoy. Pero mucho cuidado, porque a pesar que estoy señalando el comportamiento de muchos, existen los que si van solo apoyar, los que amanecen con la camiseta en su corazón y durante 90 minutos dan su apoyo incansablemente que terminado el encuentro se despiden y se marchan para sus casas. Así pues tenemos dos tipos de miembros en las barras por lo cual hace más difícil la "erradicación" de las barras como lo ha pedido más de uno.

No soy quién para creerme dador de la verdad, pero en mi humilde opinión las barras no deben ser erradicadas, debe trabajarse con ellos. Debe haber una capacitación para sus dirigentes, que los equipos que son los más beneficiados con el apoyo y el espectáculos que ellas agregan, realmente les apoyen ahora si con iniciativas de capacitación, pudiendo crear una ficha de información de cada uno de sus miembros, documentando quiénes están asistiendo a los estadios y dándole seguimiento a su comportamiento dentro de sus instalaciones y en caso de algún inconveniente estos miembros les deberían ser revocado el derecho de asistencia a cualquier estadio. Claro ésta sería la panacea perfecta; sin embargo para llegar ahí falta mucho camino que recorrer:

1. Acceso a historial delictivo de la base de datos de la policía.

2. Base de datos única con la información de cada uno de los miembros

3. Cámaras de Alta Tecnología instaladas en cada uno de los estadios.

4. Tecnología que permita en tiempo real reconocer por datos del rostro a los individuos con impedimento de entrada a los recintos

5. Capacitación permanente a los dirigentes de las barras

6. Definir quién asumirá los costos de todo este arsenal de tecnología, gastos y equipamiento que deberá incurrir cada equipo.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.