Zidane niega participación en rebelión


El astro francés dijo que jamás participaría en una rebelión como la de ayer. Explicó que más allá de estar enfrentado con el técnico siempre respetó su palabra. Anticipó que con Blanc como entrenador cambiará todo.


Aunque nunca tuvo "feeling" con Raymond Domenech, Zinedine Zidane negó hoy que hubiese participado en una rebelión de jugadores franceses contra el técnico de la selección.

Zidane negó su injerencia en el planteo táctico de los "bleus", así como su contacto con los jugadores actuales de la selección de Francia, que el domingo no quisieron entrenar en protesta por la expulsión del delantero Nicolas Anelka por haber insultado a Domenech.

"Tanto ahora que estoy fuera del equipo como cuando fui capitán siempre respeté la palabra del entrenador. Nunca di una opinión sobre quién debería jugar y quién no y ahora pienso lo mismo. No sé cómo se puede pensar que puedo llamar a los jugadores para decirles cómo jugar", dijo hoy el ex astro del fútbol en una rueda de prensa en Johannesburgo.

El diario francés Libération informó que el ex jugador del Real Madrid se reunió con algunos futbolistas de Francia para sugerirle a Domenech un cambio en la táctica para el partido que perdió contra México por 2-0.

Zidane reconoció que nunca tuvo "feeling" con Domenech y vaticinó que con la llegada de Laurent Blanc "cambiará todo lo que pasa dentro" del equipo en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica.

"Si Francia gana mañana a Sudáfrica y se clasifica a octavos de final, no pasará nada, como siempre sucede cuando se gana. Pero si pierde, ya llegará el nuevo entrenador, Laurent Blanc, que hará su trabajo. Puedo asegurar que Blanc cambiará todo lo que pasa dentro del equipo", explicó el ex futbolista.

Francia tiene muy complicado acceder a los octavos de final del Mundial de Sudáfrica, pues a falta de la última jornada del Grupo A suma dos puntos por los cuatro de México y Uruguay.

En los dos partidos anteriores, empató sin goles con Uruguay en el debut y cayó por 2-0 con México en el segundo encuentro. La crisis futbolística del equipo se potenció con los problemas internos entre los jugadores y Domenech.

"Nunca tuve feeling con Domenech, pero tampoco tuve problemas con él", aclaró Zidane.

La crisis interna en Francia apareció después de la caída con México. Anelka fue expulsado del equipo a causa de un altercado con Domenech en el descanso del partido.

Los futbolistas franceses decidieron no entrenarse en la jornada del domingo en una muestra de queja por la exposición pública del conflicto y por la expulsión de su compañero.

"Estoy triste con lo que pasa. Personalmente no estoy de acuerdo con lo sucedido con Anelka. Pero no por lo que supuestamente dijo o hizo, sino por el hecho de que el tema se haya hecho público. Las cosas que suceden dentro del vestuario deben quedarse allí", reflexionó Zidane, quien condujo a Francia al Mundial en 1998 y a la final en Alemania 2006, su último partido como profesional.


Fuente: DPA

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.