Futbol Español: Barcelona descubre el placer de viajar en bus


Acostumbrados a movilizarse con privilegios, hasta los futbolistas de los clubes más encumbrados debieron someterse a los rigores del traslado debido a las suspensiones de vuelos.


En las últimas horas, viajar se ha convertido en un suplicio para los atletas europeos, ya que de trasladarse en vuelos de primera clase que fueron suspendidos por la erupción del volcán Eyjafjalla debieron hacerlo en micros o autos; en otros casos, apelaron a los formidables trenes.

El primero en padecer los rigores de la naturaleza fue el plantel del Barcelona, que a las 15.30 de hoy en nuestro país enfrentará en Milán al Inter, por la Champions.

Alejada la chance del avión, el traslado fue en micro. Fueron 1.000 kilómetros: 700 el domingo y 300 ayer, con noche en Cannes.

Olegario Benquerença, el árbitro portugués que impartirá justicia, la hizo más fácil, cuenta el diario español As: "Voló desde Lisboa a Roma y sólo carreteó desde allí hasta Milán, junto a sus auxiliares".

El problema sí lo tienen los hinchas visitantes, quienes en muchos casos deberán resignar sus traslados y, por ende, el apoyo a su equipos.

El tema es uno de los más tratados por la prensa europea, que añade casos similares.

Uno de ellos es el del Liverpool, que por la Europa League se medirá con Atlético. Para trasladarse a Madrid, la delegación inglesa también vivirá una odisea que incluye tres trenes y un vuelo corto.

En el primero de los trenes viajarán 321 kilómetros, en el segundo 465 y en el tercero, 561, hasta Burdeos. De allí, el avión que los trasldará a Madrid tardará una hora y media en recorrer los 699 kilómetros de distancia.

"El Liverpool recorrerá 2.046 kilómetros en lugar de los 1.435 que separan Liverpool y Madrid y que, en un vuelo directo, sólo hubieran supuesto dos horas y cuatro minutos de viaje. En lugar de eso, los futbolistas de Benítez se medirán al Atlético con nueve horas de trenes y avión en sus piernas, más las correspondientes esperas y una noche en París", resume As.

El formidable ciclista español Alberto Contador no la pasó nada bien: "Salió en automóvil desde Santiago de Compostela, recorrió 1.900 kilómetros y llegó a primeras horas de la tarde a Lieja, donde el próximo miércoles participará al frente del equipo Astana en la clásica Flecha Valona", cuenta As. Fueron 24 horas de viaje.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.