Fútbol Argentino: Aumentan casos de luchas internas en barras argentinas


En los últimos tiempos existe un cambio en los asesinatos de hinchas de fútbol: la mayoría de ellos se debió a enfrentamientos entre facciones de la barrabrava de un mismo equipo y no ya entre rivales.


Según un estudio publicado esta semana por la asociación Salvemos al Fútbol (SAF), las muertes generadas por la violencia en este deporte han sido, en lo que va del año 2010, casi exclusivamente producto de disputas internas entre barrabravas del mismo club.

La mayor parte de estos asesinatos han sido resultado de lo que la SAF denomina disputas “intrahinchadas”. En estas, la violencia actúa como bien de cambio y los problemas se resolverían a través del derramamiento de sangre.

Una particularidad de los enfrentamientos de este 2010 sería además que las muertes no son hechos individuales y aislados, sino que cada caso dentro de un club podría emparentarse con otro asesinato, ya pasado, entre barras del mismo equipo.

Estos asesinatos seguirían, según la SAF, una lógica de acción-reacción: cuando se produce la muerte del miembro de una facción, esta busca vengar a sus caídos asesinando algún miembro del grupo rival.

Se presenta como ejemplo, la muerte del joven hincha de Newell’s, Pablo Gómez, asesinado de un balazo el 5 de febrero de 2010 cuando regresaba a Rosario en un micro con otros simpatizantes de su club. Este hecho habría sido una respuesta a la muerte de Pablo Gómez en una disputa entre facciones del club rosarino en octubre del 2009.

La SAF concluye que la violencia en relación al fútbol ha cambiado sus códigos, ampliando los límites permitidos y aceptados para dirimir los conflictos internos. Así, cada asesinato, sugieren, no debe ser visto como un hecho aislado, sino como un eslabón en la serie de enfrentamientos internos que mantiene la barrabrava de cada club.

Estos hechos serían importantes, no sólo por la relevancia que tiene cada uno en sí, sino por su capacidad de prefigurar futuras venganzas: si existen conflictos de poder entre uno o más grupos de una hinchada que derivan en la muerte de un miembro es más que probable que el sector damnificado busque saldar la muerte del compañero caído con otro asesinato.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.