Selecciones: Tras el atentado, Togo va a la Copa



"Queremos demostrar el amor a nuestro país. Esto va por las víctimas", dijo uno de los futbolistas que explicó la decisión de revertir la decisión de abandonar el torneo, luego que balearan el micro que los llevaba, con un saldo de tres muertos y dos compañeros heridos


Los integrantes del seleccionado de fútbol de Togo variaron su postura y participarán finalmente de la Copa Africana de Naciones (CAN) que empezará mañana en Angola, a pesar del atentado que la delegación sufrió el viernes último y que ocasionó tres muertes.

El jugador del Nantes francés, Thomas Dossevi, anunció esta madrugada que los futbolistas togoleses cambiaron la decisión que originalmente habían tomado e intervendrán del certamen, tal como estaba originalmente previsto.

"Queremos demostrar el amor a nuestro país. Esto va por las víctimas", consideró el futbolista, en referencia al chofer del micro, al jefe de prensa, Stanislas Ocloo, y al ayudante de campo, Abalo Amelete, todos asesinados por grupos separatistas del FLEC (Frente de Liberación del Enclave de Cabinda), organización que se adjudicó el atentado.

El mediocampista apuntó que "casi por unanimidad", los integrantes del seleccionado togolés definieron intervenir en el torneo continental, más precisamente en el grupo B, junto a los representativos de Costa de Marfil, Ghana y Burkina Faso.

"Queremos demostrar nuestro amor al país, nuestros valores y que somos hombres", expresó Dossevi. El jugador, sin embargo, no tuvo empacho en criticar a las autoridades de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) y a la organización del torneo.

"Estamos completamente decepcionados con la organización. Primero, le dan prioridad a sus intereses", dijo. A pesar de que el propio Gobierno los respaldaba y apoyaba la rápida salida de Angola, los componentes del seleccionado de Togo, tal vez presionados por las autoridades del organismo continental, torcieron su parecer.

Horas antes, Dossevi había justificado la decisión tomada de abandonar el campeonato, argumentando que en el atentado producido en la región fronteriza de Cabinda "nos ametrallaron como si fuésemos perros".

En tanto, el guardavallas suplente del equipo, Kodjovi Obilale, continúa internado en "grave estado", en un hospital de Johannesburgo, Sudáfrica, con heridas en espalda y abdomen, propias de sendos balazos recibidos.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.