Curiosidades: Historias de algunos cracks peruanos que no tuvieron suerte en el exterior



Los futbolistas peruanos que se fueron como héroes y regresaron sin triunfar



Por Raúl Cachay

Reimond Manco se fue a Holanda como un crack en ciernes y ahora ha vuelto al Perú como un refuerzo más del Juan Aurich de Chiclayo para pelear el acceso a la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Su caso se suma al de una larga lista de futbolistas peruanos que partieron al exterior con las maletas cargadas de ilusiones y, sin embargo, tuvieron que volver al país casi con el rabo entre las piernas, llenos de apetito de revancha pero con el estigma de no haber sido capaces de demostrar lejos del país todo lo bueno que esbozaron en las canchas locales.

ANTECEDENTE INMEDIATO
Aunque vale la pena aclarar que su juventud al menos nos permite guardar esperanzas de que eventualmente recupere las luces que lo convirtieron en la gran figura de nuestro seleccionado Sub 17, Manco se ha unido, sin proponérselo, a un vasto catálogo de futbolistas que no supieron triunfar en sus primeras experiencias en el exterior.

Uno de los casos más recientes fue el de Damián Ísmodes, que en el 2007 viajó a España con la etiqueta de Robinho peruano pegada en la frente pero que nunca destacó con las camisetas del Racing de Santander o del Eibar, de la segunda división ibérica. Este año, el volante volvió a su club de origen, el Sporting Cristal, y está a la espera de que el “Chino” Rivera le brinde una nueva oportunidad en el primer equipo bajopontino durante la temporada 2010.

“NO ME ADAPTÉ”
Esa es la frase predilecta de los futbolistas peruanos que vuelven demasiado rápido al país luego de ser fichados por clubes del exterior. Que el clima es diferente, que la comida es fea, que mis compañeros no me hablan, que el técnico es xenófobo, que se extraña demasiado Siempre habrá un argumento a la medida de cada necesidad en este triste inventario de excusas.

El caso de Mario “Machito” Gómez, jugador díscolo —si los hay—, es uno de los más recordados. El lateral izquierdo, en el 2001, se sometió sin suerte a una prueba en el Independiente argentino y, un año después, cruzó el charco para hacer lo propio en el Xerez español, que por entonces era entrenado por el alemán Bernd Schuster.

Lo cierto es que “Machito”, asustado por la férrea disciplina que buscaba imponer el técnico entre sus jugadores, literalmente huyó de España sin decir nada a nadie ni a sus representantes, para volver entre gallos y medianoche a la “U” de Osvaldo Piazza. La empresa Merlin Sports Limited, que gestionó la prueba del futbolista en España, calificó a través de un comunicado de inexplicable y lamentable la actitud de Gómez, de quien además se denunció “su baja calidad humana y personal () y absoluta falta de profesionalidad”.

UNO FUE SUFICIENTE
Mejor no profundizar en la engorrosa vinculación contractual entre Jean Ferrari, la “U”, el Jorge Newbery argentino y el Extremadura de España, pero sí vale la pena recordar cómo le fue al volante nacional en su brevísima experiencia futbolística en la península.

Jugó un partido oficial por la liga, incluso anotó un gol, pero eso al parecer no fue suficiente para el técnico Rafa Benítez —sí, el mismo que hoy dirige el Liverpool—, quien le bajó el pulgar de inmediato. ¿Qué pasó? Nada sucio, como en su momento lo sugirieron el futbolista y su representante. “Ferrari no juega porque no ha rendido. Es la única razón” fue lo que dijo a El Comercio el periodista Juan Francisco Sánchez, de “El Periódico” de Extremadura en noviembre de 1998.

PÓLVORA MOJADA
Waldir Sáenz se cansó de inflar redes con la camiseta de Alianza, al punto de batir una marca histórica que será muy difícil superar, pero cuando tuvo que hacer ese mismo trabajo en el exterior las cosas fueron distintas.

Primero, en 1998, emigró a la entonces pujante y novedosa liga estadounidense, donde solo anotó 6 goles en 23 presentaciones con el Colorado Rapids; luego, un par de años después, tampoco tuvo mucha fortuna en su paso por el Unión de Santa Fe, donde apenas marcó en una oportunidad (algunos todavía recuerdan la transmisión del gol por un canal de cable argentino: “El gol fue anotado por el delantero brasileño Waldir Sáenz”).

Roberto Silva, Miguel Mostto, José Carlos Fernández y Gustavo Vassallo, entre otros, también buscaron exportar su olfato de gol a otras tierras, pero ninguno de ellos funcionó. Silva, incluso, llegó al Werder Bremen como una suerte de reemplazante natural de Claudio Pizarro, que por entonces había partido hacia el todopoderoso Bayern de Múnich, pero lo suyo fue más bien penoso: en un concurso interno de su club terminó siendo el jugador con la patada más potente del equipo, pero no logró convertir ni una sola anotación con el Bremen.

SIGUEN FIRMAS
“Cuto” Guadalupe, “Kukín” Flores, Manuel Corrales, Alexander Sánchez, John Galliquio, Édgar Villamarín, George Forsyth, Manuel Barreto

Muchas de las actuales figuras de nuestro torneo probaron suerte lejos de nuestras fronteras y regresaron al Perú con más pena que gloria, pero con los bolsillos no precisamente vacíos. Para ellos siempre existirá una frase: “El fútbol siempre da revanchas”. O casi siempre.


1 comentarios:

Ivan Quispe dijo...

el futbol es el opio del pueblo

Se ha producido un error en este gadget.